martes, 5 de enero de 2016

EVENCIO

Evencio nació feo de solemnidad. Era uno de esos niños cabezones y bisojos de los que la gente dice: “mira qué rico”, y vuelve la vista enseguida para otra parte, porque le da vergüenza que se le note demasiado la impostura. Sus padres, Cruz y Sosteneo, lo vivían con resignación.