domingo, 3 de enero de 2010

RAINIERO

El sueño de Rainiero había sido siempre casarse con una princesa, así que en cuanto le presentaron a aquella no lo pensó dos veces. No le importó que tuviese una tremenda cara de hogaza y tampoco que se llamase Alfreda. Claro que, recién salido de la cárcel, no era plan de hacerse el escogido.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Miguel Paz dijo...

Una gozada que este insustituible "almanaque" continúe en 2010.

almanaque dijo...

Thank you anonymous. A valuable opinion.

Y a Miguel, pues gracias igualmente.