lunes, 17 de noviembre de 2008

QUIETA

Quieta en realidad se llamaba Sóstenes, pero recibió ese apelativo familiar por tratarse de una niña bastante nerviosa, merecedora a menudo de un imperativo que la instara al sosiego.

Su padre, Basilio, regentaba una mercería y se empeñó en registrarla como Sóstenes tras una noche de farra con los amigos. Nunca reconoció que, en realidad, apostó con ellos una botella de Borgoña y, una vez bebida, ya no se atrevió a volverse atrás. Su padrino, quiso enmendar de algún modo al padre y la puso en la pila Valeriana, con lo que, sin saberlo, auspició su carácter futuro y preconizó el que iba a ser su alias.

Lo cierto es que Sóstenes-Valeriana no fue llamada nunca de ese modo. Lo de Quieta fue acendrándose hasta constituir un todo con su bulliciosa personalidad. Así la llamaban los profesores en la escuela, sus amigas, sus primeros novios y, sobre todo, su profesor de autoescuela, que alguna vez temió verse incrustado bajo las ruedas de algún trailer.

La juventud halló a Quieta inmersa en movimientos alternativos y causas perdidas. En todos se implicó hasta las cachas. Su anhelo de nuevas experiencias era insaciable. Viajó a Katmandú y vivió en una comuna en Ibiza; mendigó por las calles con una túnica naranja y recorrió en moto la Ruta 66. En una estación de servicio de Oklahoma conoció a Honesto, un gallego reposado y fiel a su nombre, cansado de vagar por el mundo buscando su destino.

Quieta y Honesto volvieron al terruño y se hicieron cargo de la tienda de Basilio. Con el ancla firme de un hombre cabal, Quieta se centró en adaptar a los tiempos un negocio que apenas si vendía alguna faja y media docena de camisetas de felpa a los más mayores del lugar. Junto a Catalina, una amiga aficionada al BDSM, crearon una línea de lencería de cuero que llegó a causar pasión entre los usuarios. Constituyeron un trío estable, habitual de los ambientes televisivos y culturales. Sus colecciones acabaron presentándose en el vestíbulo de los museos, con la asistencia de autoridades y notables.

No hay comentarios: