domingo, 20 de enero de 2008

RENATO

Renato se gana la vida en el alambre. Se puede decir que es un artista del alambre, aunque un poco también del hambre, pues los bolsillos de la concurrencia no dan para grandes alegrías. “Esto no es vida”, le dice a veces su hermano Román. “Ya lo sabemos”, responde Renato con resignación de cartujo. Pero al día siguiente, sigue el espectáculo, y al otro, y al otro... Un día actúan en una gran plaza, con más gente que nunca. Mientras sube al alambre, Renato le susurra a su hermano: “hoy es el día”.
Román lo contaba años después, en su vagar incesante por los bares más sórdidos.

No hay comentarios: