domingo, 6 de enero de 2008

CONALDO

Conaldo era sayón del Rey. Lo era por vocación y por origen, pues era hijo de un famoso verdugo de la Corte. Ningún tormento tenía secretos para él, lo mismo arrancaba un ojo que cortaba un miembro pecador. En la mancuerna conseguía mantener consciente al reo a base de ingeniosos trucos de familia. Con el hierro al rojo hacía también trabajos meritorios. Pero en lo que destacaba sobre todo era en eviscerar al condenado a la horca y quemar antes sus ojos las entrañas antes de que su vista se nublara para siempre. Conaldo se sentía buen profesional y rendido servidor. Por eso le dolía tanto en su interior la incomprensión y el rechazo de las gentes.

No hay comentarios: