miércoles, 30 de mayo de 2007

Algún día tenía que ser el primero

Almanaque, calendario, dietario, agenda, diario, paso del tiempo, sucesión de las cuentas nacaradas de los días, ristras de semanas, doce meses. ¿Quién dijo que había que esperar a enero para empezar un nuevo año?

El reto es crear un cuentecillo cada día. Un relato, una historia, una ocurrencia, tomando como base el santoral. Un santoral apócrifo, personal, maldito quizá a veces. Una bitácora, un vivero de ideas, quizás el germen de esa novela definitiva... Quién sabe. Ya veremos.