sábado, 22 de diciembre de 2007

MARAVILLAS

Entonces nos gustaba el cine de Gutiérrez Aragón. No nos perdíamos ninguna. Solíamos sentarnos en las últimas filas del Trianón, las de los mancos. No sé por qué, porque nunca hacíamos nada, aparte de mirar a la pantalla y comentar alguna escena en voz muy baja. Maravillas la vimos un diez de septiembre. No recuerdo nada; sólo una chica caminando por un muro, mientras un calvo estrábico dirigía sus pasos. Fue entonces cuando te besé. Por eso recuerdo tan bien la escena y la fecha. Aunque claro, también puede ser que lo soñara y el 10-S no sea más que la fecha de alguna antigua fiesta patriótica, algún golpe de estado o la víspera de algún hecho lejano que he olvidado.

No hay comentarios: