lunes, 10 de septiembre de 2007

FE

Netario y Vera tuvieron tres hijas. Se llevaban poco entre sí y de niñas no destacaron por ninguna cualidad especial. Pasaron los años y cada una fue buscando su lugar en el mundo. Esperanza acabó regentando una administración de lotería. Tuvo suerte, pues repartió un año participaciones del Gordo y se hizo con una clientela fiel e ilusionada . Caridad, salió guapa y adquirió un alto concepto de sí misma. Entró en una agencia de modelos e hizo cine. A veces se apiadaba de algún admirador y le hacía partícipe de sus dones. Pero la vocación de Fe fue la más atípica. Desde muy joven sintió pasión por los buldózer y la maquinaria pesada. Se las apañó para acabar dirigiendo una empresa de movimiento de tierras. Disfrutaba manejando ella misma los monstruos metálicos, con un afán febril que enardecía a los mirones.

1 comentario:

Macachines dijo...

Grande: La fe puede mover montañas!!:-)