sábado, 30 de junio de 2007

JUAN

Juan deseó desde pequeño tener “don”. Sus mayores le dijeron que, para ello, debía estudiar mucho y así lo hizo, sacando las mejores notas de su promoción. Cuando fue bachiller, mandó imprimir unas tarjetas con su nombre precedido del “don” que tanto anhelaba, pero notó que nadie se lo tomaba en absoluto en serio. Estudió dos carreras y se doctoró, publicó y dio conferencias. El “don” empezaba a ser un tratamiento habitual, pero seguía sin creérselo del todo. Le sonaba a impostura, a mera etiqueta formal sin verdadera enjundia.

Empezó a utilizar sus conocimientos de leyes y mercados para fines menos académicos. Especuló, compró políticos, burló maridos, deshonró vírgenes y abusó de la confianza de las gentes sencillas. Creó empresas y tuvo empleados cuyo sustento dependía de los vaivenes de su cicatería o magnanimidad. Entonces el “don” empezó a sonar en sus oídos con un deje verdadero.

Murió con todos los sacramentos y descendió a los infiernos. Una vez allí se las ingenió para ser ayudante del barquero. Hay quien dice haberle visto, a las orillas del Leteo, vendiendo parcelas a los recién llegados a la eternidad.

2 comentarios:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).

Lourdes dijo...

Yo no vendo camisetas.
Creo que esta nueva forma del ""blog" es una buena manera de practicar la escritura creativa y darla a conocer.
Me gusta este Juan tuyo; aunque tenga Don.